Lo que aprendí con 50 sombras de Grey

Te conviene tener tu propio cuarto rojo

En el mundo literario y cinematográfico, pocas cosas han capturado la imaginación del público como la trilogía “50 Sombras de Grey”.

Esta saga, conocida por su exploración de la sensualidad y la intensidad emocional en las relaciones, nos lleva a un lugar íntimo y revelador: el misterioso “cuarto rojo”.

En paralelo, las enseñanzas del tantra, una antigua práctica espiritual que incluye lo sexual, abogan por la conexión profunda, la confianza radical y la apertura sin reservas entre los amantes.

Al unir estos dos mundos aparentemente dispares, surge una fascinante exploración de la confianza, la apertura y la vulnerabilidad dentro del contexto de la intimidad.

En el cuarto rojo, los personajes de “50 Sombras de Grey” se enfrentan a sus propios límites y deseos más profundos, desentrañando capas de control y revelando verdades emocionales crudas.

Del mismo modo, el tantra invita a la pareja a sumergirse en un espacio de confianza mutua, donde la vulnerabilidad se convierte en una fortaleza y la apertura en un camino hacia la conexión más auténtica.

Este artículo busca explorar cómo estos dos universos se entrelazan, desafiando y enriqueciendo nuestra comprensión de la intimidad y la confianza en nuestras propias vidas.

Definamos tantra

Voy a compartir contigo una de las últimas definiciones de Tantra que me ha gustado mucho.

Dice así:

“Tantra, para empezar, significa: Ven con lo que tengas, ven, con lo que eres aquí y ahora. Sin ninguna máscara o defensa, ven, sin expectativa o deseo.

Eso por sí mismo ya es un reto.

¿Puedes hacerlo?

Desnudarse, quitarse la ropa es bastante sencillo. Pero podrás quitarte el ropaje del ego? ¿Puedes ser y estar tan blandito, tan blandita frente al sexo contrario o frente a tu compañero o compañera?” Lucía Miele

 

Me encanta esta definición de Tantra. Resueno muchísimo con ella.

Me la he encontrado en un libro de Lucía Miele que se llama Luna, hija del tantra.

Es un libro íntimo, muy personal de la autora pero que me está gustando mucho. Lucía habla de niña interior, niño interior, habla de duelo, de la pérdida de un bebé, habla de pareja, habla de amantes, habla de tantra…  y casi todo lo que leo resuena enormemente en mi corazón.

Pero hoy quería hablarte de Tantra y del famoso cuarto rojo.

Reflexiones desde "50 Sombras de Grey"

Después de quedarnos con la definición anterior de tantra de Lucía Miele, te quería preguntar:  ¿has visto o leído Las 50 sombras de Grey?

Yo no he leído los libros pero sí he visto las dos películas. Un poco por curiosidad, un poco por saber por qué tantas y tantas y tantas mujeres se han vuelto locas con la trilogía y otro poco por saber porqué tantas y tantas mujeres se han llevado las manos a la cabeza horrorizadas por la película.

No tengo una conclusión clara.  En realidad todo depende del punto de vista en que se mire, todo depende de tu sistema de referencia, todo depende de tus creencias y de cómo interpretes lo que ves.

Así que sólo te voy a hablar de lo que sentí no de lo que pensé.

Ninguna de las dos películas me excitó, pero ambas me entretuvieron.

Bien es cierto que sentí diferencias entre una película y otra.

La diferencia fue, que en esta segunda ocasión, me sentí bastante incómoda e incluso violentada en las escenas de sexo fuerte.  Y no es que esta segunda peli tuviese sexo más duro que la primera, no, no era eso.

Creo más bien, que es fruto del trabajo personal que yo he transitado durante todo este año. Trabajo personal conmigo, con mi cuerpo, con mi sexualidad, con mi decisión de afrontar decir no a un sexo que ya no quiero, con mi decisión de querer profundizar en el sexo sagrado o tántrico.

El caso es que visualizar esas escenas de sexo me hacía daño. Más allá de excitarme, me hacía daño, esa es la palabra.

Sin embargo, yo sigo profundizando en mi, en mis sensaciones, en mis zonas oscuras no resueltas y estoy empezando a experimentar que no hay que hacer nada con la realidad, con lo que sucede, que no hay nada que cambiar, que incluso las formas, las maneras o las apariencias “no aceptables” para ti, están bien y son como tienen que ser si en tu interior se ha dado o ha habido un cambio de percepción.

No sé muy bien cómo hacerte llegar esto.

No sé muy bien cómo explicarte que ante una misma escena, una misma situación, pueda llegar a sentir dos cosas totalmente diferentes.

La creación de un cuarto rojo personal

En estos días Sunie y yo hemos creado nuestro particular cuarto rojo.

Si has leído el libro o has visto la película de 50 sombras de Grey sabrás a qué me refiero con lo del cuarto rojo. Y si no, te explicaré, brevemente, que  el cuarto rojo es el lugar donde el chico protagonista practica sexo duro o sado  con la chica.

Y sí. En estos días Sunie y yo hemos creado nuestro particular cuarto rojo.

¿¡Pero cómo es posible una chica tantra!?

¿Cómo casar tantra y cuarto rojo? ¿Es eso compatible?

Y es aquí donde recurro de nuevo a esa definición tan bonita de Tantra.

Hemos definido Tantra cómo el estar presente delante del otro con lo que eres, con lo que tienes, con lo que traes, con tus miedos, con tus asuntos sin resolver, con tus fantasías…

El otro día Sunie me habló de sus deseos, me habló de sus fantasías y me habló de sus miedos con respecto a ellas y respecto a lo que yo pensaría de él…  yo me emocioné por tal despliegue de sinceridad.

Vas a tener que especificar un poco más. Ya te dije que no pienso tocarte hasta que me supliques y me digas qué debo hacer.. 50 sombras de Grey

Cuando ves a alguien así,  totalmente desnudo delante de ti, con el corazón abierto de par en par, no cabe otra cosa que ofrecerte,  que estar disponible y que abonar el campo para que la sanación se de…

Así que, lejos de asustarme sus fantasías y con el corazón abierto yo también le ofrecí crear nuestro particular cuarto rojo.

De tal forma  que cuando la situación se diera, y los dos estuviésemos disponibles para ello, atravesaríamos esa habitación para  jugar, para explorar más allá de los límites conocidos y permitidos, para sentir, para llorar, para mostrar lo que realmente hay.

El juego sagrado del tantra

Los tantricas jugamos siempre.

Tantra es juego.

Somos juguetones y traviesos.

Espiritualizamos aquello que otros han catalogado de pecaminoso, nos reímos de la dualidad.

Para un tantrica todo es sagrado.

Te aseguro que desde esa perspectiva, desde esa visión, desde ese cambio de percepción,  lo que pueda parecer a simple vista sexo duro, puede llegar a ser lo más sagrado, tántrico, consciente y real que te puedas imaginar.

Sentir que el otro confía en ti plenamente, a ojos cerrados, desnuda, a corazón abierto, es tántrico.

Sentir que confías en el otro plenamente, a ojos cerrados, desnudo, a corazón abierto y sin limitación alguna, es tántrico.

Poder ofrecer mi cuerpo de Shakti, sin tapujos, sin corazas a corazón abierto, es tántrico.

Y más aún, poder experimentar que tu cuerpo de Shakti, a disposición, blandito, puede abarcar y  contener la fuerza salvaje del cuerpo de tu shiva, es tántrico.

Sentir que, en ese cuarto rojo, se deshacen los miedos, los temores, se mira a la cara a la sombra, se expresa y se abraza, es tántrico.

Poder sacar los monstruos de cada uno, los miedos, las sombras, y constatar que son abarcados, sostenidos, permitidos y abrazados, y sentir que no era para tanto, eso, eso es tántrico.

Quédate con esta idea (si quieres)

La capacidad de estar presentes sin máscaras ni expectativas, de abrazar la vulnerabilidad y de jugar conscientemente en un espacio de confianza mutua y respeto, refleja la esencia misma de una experiencia tántrica profunda y significativa, donde la conexión auténtica y el crecimiento personal se entrelazan de manera poderosa.

Cuando dos corazones se ablandan y se presentan desnudos, sin muros, sin corazas, ante el otro, con lo que son, con lo que tienen, entonces se da magia, entonces independientemente de la forma, el tantra sucede.

La esterilla y el cojín de meditar son lo mismo que la cama.

La Paz que alcanzas en un lado la alcanzas en el otro.

No hay diferencia alguna, si te acercas con lo que Eres.

Es una manera más de orar, de rezar, de conectar con la trascendencia…

Todo está en tí

No te quedes atrapada en la forma,  en lo que aparentemente ves.

Atraviesa el umbral de la resistencia.

Todo está en ti,  en tu forma de mirar,  en tu forma de ver,  en tu sentir, en las heridas que traes de antaño,  en los miedos de tu presente…

Explora,  experimenta,  vive,  fantasea,  crea tu cuarto rojo,  pero ante todo, y sobre todo, preséntate con lo que Eres, con lo que tienes, derriba tus muros, abre tu corazón… de otra manera, no entres en el cuarto rojo.

Puedes sumarte a nuestro cuarto rojo online.

Aviso: No es tan tan rojo como el da la saga ;)

Se llama MÁS VIP y la entrada la tienes justo aquí debajo.

¿Estás preparado/a para entrar?

Comunidad online para parejas

MÁS VIP

Más Vida Intima en Pareja

Artículos que también te pueden interesar

Cómo saber si tu relación está jodida

En todas las relaciones, la comunicación es la piedra angular que sostiene el vínculo entre las pers...

Hay una creencia que pone en jaque a tu relación de pareja

La mentira personal es un tema profundo y complejo que afecta a cada uno de nosotros de manera única...

Entiende como el miedo afecta a tu relación

En el complejo entramado de nuestras emociones y relaciones, el miedo emerge como una constante que ...